Perder peso con déficit calórico es más fácil de lo que crees

¿Estás motivado a perder peso para siempre? Según los expertos en fitness, el déficit calórico juega un papel primordial a la hora de perder peso. Aquí te contaremos cómo hacerlo de manera fácil.

El cuerpo soñado que está en tu cabeza será fácil de lograr con este método. Al entender cómo funciona el déficit calórico tendrás la respuesta para tu cometido.

Los expertos de Freeletics han estudiado el tema de la pérdida y de la ganancia de peso por medio del déficit calórico. De esa manera, podrás entender más sobre las necesidades calóricas, la tasa de metabolismo basal y la tasa de metabolismo de potencia.

¿Cómo se relaciona el déficit calórico con la pérdida de peso?

Al oír sobre el tema de la pérdida de peso, nos imaginamos muchos términos como: alimentos dietéticos, poco consumo de grasa, ejercicio y pare de contar. Sin embargo, ¿qué es verdaderamente la pérdida de peso y qué pasa con nuestro organismo en el transcurso de ese proceso?

Es sabido por la sociedad que todos los alimentos se miden en calorías. Pero, lo que no se sabe con certeza es que las calorías se traducen en la energía necesaria para que el cuerpo funcione bien.

El organismo de un ser humano convierte los alimentos en energía para usarlos como combustible, ya que necesita la misma para realizar toda actividad.

Así mismo, es la principal fuente de alimento para funciones básicas como el mantenimiento de la temperatura del cuerpo y el metabolismo.

En los empaques de los alimentos, la energía es expresada en kilocalorías (kcal) y kilojulios (kJ).

Déficit calórico para cambiar cualquier estado físico

El afamado déficit calórico se refiere a la diferencia entre la ingesta de energía y la demanda de energía. Es decir, lo que se absorbe y lo que sirva para cumplir con las actividades que hemos mencionado antes.

Lo que se ingiere diariamente es fácil de determinar si se tienen en cuenta las calorías que indican en los empaques de los alimentos. Sin embargo, lo que el cuerpo requiere diariamente de manera exacta es más complejo y se compone de:

  • Tasa metabólica basal: Se refiere a la cantidad de energía que requiere el cuerpo humano cuando está en reposo total y con el estómago vacío para preservar sus funciones principales (temperatura y metabolismo)

Esta tasa se determina a través del sexo, la edad, el peso, la superficie corporal, la altura, las medias antropométricas y componentes hormonales.

  • Tasa metabólica de potencia: En este caso se habla del resultado de la actividad física total del cuerpo como correr, sentarse, pararse, entrenar intensamente o hacer la digestión.

Según la actividad de cada persona, esta tasa puede variar constantemente. Por eso, si eres una persona sedentaria, esta tasa será muy baja.

¿Cuándo perdemos y ganamos peso?

Cuando introduces en tu cuerpo más energía de la que puedes utilizar diariamente, tu déficit calórico será positivo, lo que hará que ganes peso. Este exceso de energía se almacena en el organismo como grasa.

Aunque hagas una dieta sana, si no quemas la energía equilibradamente, será demasiado para tu cuerpo y verás el aumento de peso no deseado.

En cambio, cuando el requerimiento energético diario está por encima de la ingesta energética, aparecerá un déficit calórico negativo que hará que pierdas peso. Así, habrá un equilibrio entre la energía que el cuerpo saca de la grasa acumulada y lo que utiliza para funcionar.

¿De qué manera se consigue un déficit calórico negativo?

Para perder peso, debes tener en cuenta un factor muy importante que influye para lograr este objetivo: Disminuir la ingesta de energía a través del consumo de calorías reducido.

Es decir, comer menos y con opciones que sean más saludables. Sustituir dulces por frutas, refrescos por agua o infusiones y dejar de picar en exceso todo lo que sea alto en calorías.

Puedes pensar que con una dieta extrema podrás conseguir el balance calórico negativo, sin embargo, no es así en lo absoluto. Estas dietas suelen provocar efectos negativos que hacen que la persona caiga de nuevo en malos hábitos alimenticios.

El cuerpo es inteligente y adaptativo, por eso, se acostumbrará a la falta de energía a medida que pase el tiempo, lo que hará que se reduzca la tasa metabólica basal. Es como si activara un modo de ahorro de baterías.

La única manera de perder peso poco a poco es la de establecer y mantener una nueva manera de alimentarte saludablemente. No quiere decir que debas castigarte todo el tiempo, sino que debes mantener una ingesta calórica equilibrada.

Ejercitarse ayuda a conseguir la pérdida de peso

Lo mejor de todo esto es que sabemos que comer sano y en menor cantidad no es lo único que ayuda a deshacernos de los kilos de más. El ejercicio diario y las actividades que requieren de mucha fuerza queman grandes cantidades de energía.

Ser una persona activa que utiliza su energía para cada cosa que haces en el día, te ayudará a perder el peso que deseas eliminar. Por eso, es importante que escojas una actividad física que te guste o un deporte extremo que te haga botar todos los excesos.

Los deportes que requieren de entrenamiento constante tienen un efecto positivo a largo plazo que influye en el consumo de calorías. Es decir, mientras más músculos poseas, más calorías quemará tu cuerpo, aunque no estés haciendo nada.

Recuerda que los músculos se traducen en más peso, lo que puede ocasionar que sigas pesando lo mismo o más después del entrenamiento. Pero, ya no será grasa lo que esté pesando sino tu masa muscular y podrás comprobarlo viéndote al espejo.

También podrás comprobarlo con un análisis de medidas antropométricas o con exámenes de tus valores sanguíneos.

Conclusión

Si tu deseo es perder peso de manera exitosa y permanentemente, lo más indicado será que combines una alimentación con bajas calorías y ejercicio constante. No quiere decir que te vuelvas una persona maniática contando cada caloría que consumes.

Se trata de ser consciente con lo que llevas a tu boca y mantener la determinación para seguir con seriedad el balance de tu déficit calórico.